DRAGON DREAMING ESPAÑA:

EL NACER DE UNA ORGANIZACIÓN VIVA

Elena Rodríguez Blanco

Traducido por: Adriana Pastor Granell

“Somos un organismo de centro vacio co-creado de relaciones auténticas”

La cantidad de valentía necesaria para permitir que algo emerja, y ser al mismo tiempo parte de ello, requiere gran compromiso y conciencia en un individuo, donde la confianza y la autenticidad son las principales fuentes de fortaleza.
Para que la emergencia colectiva aparezca, el todo necesita estar profundamente comprometido a su propio crecimiento personal, para entender totalmente que todo está en el lugar adecuado, que todo ocurre en el momento preciso, y que cada persona que forma parte y formará parte del colectivo es igualmente valiosa.
Apuntarse a tener como propósito “la co-creación de un organismo de centro vacío basada en las relaciones auténticas” es una de las aventuras más enriquecedoras que jamás  halla emprendido como ser humano. Y que nos ha permitido constantemente salir fuera de nuestra zona de confort y navegar por largos periodos que parecían como un caos sin fin.

El viaje ha permitido el espacio para el conflicto, la felicidad, el dolor, el amor, el ego, la confusión, la sanación, el silencio y la tristeza hasta el punto dónde literalmente ha habido una necesidad literal de “matar” lo que establecimos hacer.

Transitar desde una organización controlada a una viva ha traído muchos dolores de nacimiento, que al fin y a cabo es todo lo que está decidiendo la dirección que el organismo se supose que siga tiene como destino.

Aquí está nuestra linia de canción experimentada tanto como observadora y como participante y escrita des de el mayor amor y respeto para todas las personas que han sido parte de Dragon Dreaming España de una manera o otra, incluyendo a toda la comunidad Dragon Dreaming como un todo y para aquellos que trabajan al servicio de la emergencia, el momento de transición que actualmente nuestra sociedad está viviendo.

Dragon Dreaming

Hemos olvidado. Esta es la premisa desde la que mayormente emerge la experiencia de Dragon Dreaming. Como humanos hemos perdido la sabiduría ancestral que también se encuentra en nosotras mismas, que si la integráramos en nuestros modelos de sociedad actuales nos permitiría elevarnos (movernos en espiral) y transformar, más que caer en los mismos patrones de separación y violencia que han dominado la mayoría de nuestra existencia. Dragon Dreaming nace de la cultura aborigen del Oeste de Australia y sostiene el espacio para que esa sabiduría sea representada en nuestra manera moderna de experimentar nuestra vida: los proyectos.

Puedes argumentar que ver vida en términos de proyectos puede ser una asunción simplista. Sin embargo, un proyecto es apropiado porque es algo que tiene un principio y un fin, y desde el cual algo nuevo puede emerger.

Así que, puedes poner todos tus proyectos juntos y de manera eficiente obtener uno grande, que puedes entonces englobar en diferentes capas, y terminarás con una imagen tridimensional que representa donde inviertes tu tiempo y energía y empiezas literalmente a moldear quién tu eres y a definir tu vida.

Esta vida a su vez definirá tu única experiencia propia y también afectará a todas las elecciones que hagas en tu próximo proyecto, que será tuyo o podría ser, en una imagen más amplia, tu hijo o hija.

La sabiduría tiene como destino pasar de un proyecto a otro y los aborígenes lo han integrado en su propia cultura en una serie de prácticas y rituales, que John Croft y Vivienne Elanta los han extrapolado para nosotras en lo que es Dragon Dreaming actualmente en Europa: una huella para entender proyectos junto con una caja de herramientas de metodologías y conceptos junto a una comunidad que está comprometida en practicar la cultura ganar-ganar-ganar. (La triple G es para el crecimiento personal, el beneficio del equipo y de las comunidades, el beneficio de la tierra y sus  habitantes)

Dragon Dreaming en España

El primer taller

1459313_10202626256998411_2073679872_n
La primera vez que Dragon Dreaming llegó a España fue en en un taller organizado por la Asociación en Transición en Barcelona el fin de semana del 18-20 de Mayo de 2012. Más de 50 personas se reunieron emocionadas por encontrar nuevas maneras de trabajar en proyectos y a través de diversas formas de colaboración.

John Croft y Angel Hernandez, que juntos habían sentido el sueño de traer la cultura de Dragon Dreming a España, facilitaron ese primer taller. Recuerdo la animación en la sala, las preguntas que emergían y la fluidez constante de ajás.

Muchas de las cosas que experimentamos en el taller resonaron con verdades internas en nuestras vidas, y lo más importante que respondió a nuestra búsqueda de un nuevo “cómo” podemos hacer cosas de una manera diferente.

Personalmente, he estado buscando una herramienta que me permitiera aliner no solamente lo que estaba haciendo con el por qué lo estaba haciendo, como emprendedora social, estaba buscando cómo integrar mi desarrollo personal y bienestar en el proyecto mismo. Estaba interesada en “cómo” y la cultura necesaria para como podría ser relevante incluir también nuestro aspecto espiritual .
Dragon Dreaming abrió esa puerta interna de sabiduría, y muchas de nosotras en esa sala queríamos saber más. Afortunadamente al día siguiente, John y Angel nos invitaron a todas a participar en un encuentro para ver cómo podríamos extender este trabajo en el país, y esta es la primera vez que Dragon Dreaming España empezó a ser soñado dentro de España.

El sueño dentro del sueño

Durante el primer encuentro el día después del taller, Johm y Angel nos compartieron el trabajo que han hecho en otros paises, y principalmente en Alemania, que se ha convertido en el primer “hogar” de Dragon Dreaming en Europa. De hecho, se han ofrecido talleres intensivos y el nivel  de Curso de Formación de Formadores (Train the Trainer) de Dragon Dreaming, y más cursos de profundización para aquellos que quisieran sumergirse en la cultura y la metodología y en cómo compartir Dragon Dreaming con otros.

Sin embargo, la mejor manera de integrar Dragon Dreaming fue no asistir a cursos o empezar a ofrecer talleres, sino más bien, implementarlo en tantos proyectos como pudiera, y así, empezar realmente a ver cómo funciona. Después de ese encuentro, recuerdo que me sentí inspirada a poner todos estos nuevos aprendizajes en su lugar, y facilité un pequeño proceso de Dragon Dreaming para el equipo del que formaba parte en ese momento y co-fundamos el Impact Hub Barcelona.

Practicar Dragon Dreaming y compartirlo con los equipos con los que trabajaba fue un aspecto esencial para comprenderlo y re-despertar el conocimiento interno y la visión en nuestras vidas.
Remarco este punto aquí para recordarnos que leer, explorar y asistir a cursos es como empiezas a “saber”, para “vivir lo que conoces”. Es importante empezar dónde sea que te encuentres y empezar a practicar la cultura. Esta es la única manera de integrar la sabiduría y crear tu propio camino que te lleve a tu próximo proyecto en escala espiral.

En ese momento, trabajaba estrechamente con comunidades de emprendedores sociales, y co-fundé una organización cuya misión era democratizar la innovación social. Sabía que quería que Dragon Dreaming se difundiera entre al mayor número de personas y esto estaba alineado con mi propia llamada personal de estar al servicio de la comunidad de emprendedores.

Así es como empecé a trabajar estrechamente con Angel, para ver si en los próximos meses podíamos desarrollar y organizar talleres en España. En Julio de ese alo viajé a Alemania para participar en el taller intensivo de Tran the trainer y empezar a planificar el sueño de Dragon Dreaming España.

Junto con Angel, que éramos los entusiastas en esta misión, iniciamos otro círculo de sueño para la parte de planificación de este largo sueño. Recuerdo que invitamos a John al empezar a leer en voz alta algunos de los sueños que incluí los siguientes: “De los talleres se han iniciado 40 proyectos conscientes que usan Dragon Dreaming y otras metodologías”, ”Los cursos introductorios y intensivos son exitosos” y “publicamos casos de éxitos y fracasos de nuestros experimentos tanto en formato digital como en analógico”.

Los talleres

Retrospectivamente los talleres fueron exitosos. En Noviembre de ese mismo año, se organizó el primer taller intensivo en Barcelona. De él, Julia Ramos, otra entusiasta, se apuntó al sueño de Dragon Dreaming España. Ella prometió organizar talleres en Madrid el año siguiente, dónde tanto Angel como yo misma facilitaríamos, y así inicié mi camino de aprendizaje.

acereceda-3869

El camino de aprendizaje es una forma de aprendizaje que ha sido recomendada en metodologías donde más que el contenido que se enseña, estamos encarnando una cultura diferente y una manera de ser. Esto requiere práctica. De hecho, aprendes la cultura al vivirla con otra persona, y al experimentar conflictos, celebraciones, dificultades y facilidades te vuelves más auténtico, que de hecho es el propósito subyacente del primer Win (Ganar) de Dragon Dreaming. Al facilitar talleres con otra persona con más experiencia Dragon Dreaming que tu, eres capaz de explorar la cultura en el proceso de soñar, planificar, hacer(realizar) y celebrar los talleres.

En el 2013 empezamos activamente a realizar talleres en Madrid. Julia entonces, inició su propio camino de aprendizaje también y empezamos a trabajar juntas. Nuestro primer taller fue en el Molino de Guadelmesí, un espacio en una preciosa ecoaldea donde vivía dos de los participantes de los talleres de Madrid: Johnny Azpilicueta y Alicia Comenge. Johnny y Alicia se comprometieron a practicar Dragon Dreaming en su comunidad y espacio de vida compartido, y Julia y yo misma fuimos allí a realizar un taller introductorio.

En cada taller que hacíamos aparecían nuevos entusiastas. Quería continuar el trabajo en Barcelona, dónde vivo, y ese mismo otoño se organizó otro taller. Estábamos emocionadas al ver que las personas resonaban con Dragon Dreaming. Nuestro compromiso con esa labor era grande, pero aquí habían muchos obstáculos que teníamos que superar y momentos dónde tuvimos que permanecer fuera de nuestra zona de confort.

Lo que se requiere para que la estructura emerja

Siempre me ha fascinado el efecto del péndulo. Pones juntas 10 cuerdas de diferente largos con pesos muertos y te aseguras que todas se empiezan a moverse de izquierda a derecha y al mismo tiempo al dejarlas ir de la misma altura en el mismo momento. Y luego, ves qué ocurre.

Al principio, empiezan a hacer ondas en patrones en apariencia organizados, pero al pasar tiempo, se mueven de periodos que puede parecer del “caos” al “orden”. Durante los momentos de “caos”, donde cada cuerda pareciera como si fuera a un ritmo diferente que el resto, la sensación del observador es que se ha perdido el patrón. El tiempo muestra que siguen estando aleniados y crearan al mismo tiempo un patrón reconocible.

Esto para decir que individuos diversos, con sus propios ritmos, liberados en momentos diferentes, y en un entorno con su propio ritmo creaba caos. Sabíamos que la única manera de resolver esto era celebrando. Ese año estábamos planificando hacer el Train the Trainer y no llegó  a llevarse a cabo, y invité al grupo a una reunión de celebración en su lugar. Personas de diferentes talleres que sintieron el entusiasmo con Dragon Dreaming se reunieron en Tarragona el diciembre del 2013. También se unió nuestro compañero Dragon Dreamer, Ronald Sistek de Chile. Fue un espacio abierto y creado para la diversas voces emergieran en lo que pudiera ser una organización. El caos y permanecer fuera de la zona de confort, junto con la energía, amor y misión quiere hacer nacer una forma de seguir adelante.

acereceda-4017

El largo fin de semana brindó un espacio de celebración de conversación y dicha, de aprendizajes y preguntas sin responder. Iniciamos plantando una semilla, pero no había demasiado tiempo que nos permitiera formalizar una estructura y hacer compromisos con esa estructura. Una cosa estaba clara, disponíamos de tres formatos de talleres que podríamos seguir usando para compartir Dragon Dreaming con las personas. Aprendimos un camino de aprendizaje para trabajar y aprender. Teníamos entusiastas dispuestas a realizar más talleres y teníamos la llamada de continuar haciendo el sueño.

Los formadores emergen

Ya al inicio de ese año, ocurrió un cambio importante. Había más personas en el camino de aprendizaje. Terminé mi camino de aprendizaje para el intro y el intensivo con Angel. Julia estaba haciendo el viaje de aprendizaje conmigo, y Luna Marcén empezó a caminar su camino de aprendizaje con Julia. Este proceso continuó durante todo el año y más personas sentían el llamado de unirse al camino de aprendizaje y empezar a facilitar talleres de Dragon Dreaming. Charlas, talleres cortos, talleres largos, en ciudades, al aire libre, dónde fuera que fueras llamado o dónde teníamos que estar. Había un grupo de forzadores emergiendo. Ese año estaba claro que el taller de Train the Trainier era necesario que ocurriese en España, para así tener un espacio de aprendizaje y crecimientos juntas. De nuevo había una sensación de necesitar una estructura, una pasión que requería dirección, un camino a seguir.

 

El sueño de l@s formador@s

En Julio del 2104, personas de diferentes talleres en España se reunieron para realizar el primer taller de Train the trainer en Tarifa, co-facilitado por Angel y yo misma. Para Angel y para mi esto era el sueño original que estaba haciéndose realidad. Era un grupo de personas apuntándose a ser una comunidad de practicantes y con la voluntad de llevar Dragon Dreaming más lejos. Más que formar, sencillamente facilitamos un espacio para que lo que fuera que quisiera ocurrir ocurriera.

Estábamos especialmente eufóricos cuando ellos nos desacreditaron como formadores, porque el grupo quería decidir qué hacer con el tiempo. Esto era exactamente lo que soñamos que ocurriera. Durante siete días bailamos dragones, reímos, lloramos, sanamos, compartimos, soñamos, planificamos, celebramos. Fue una experiencia intensa llena de asombro y sorpresa, al ir reconectando con el sueño de lo que Dragon Dreaming España pudiera ser.

No era la primera vez que Dragon Dreaming España soñaba los sueños dentro del sueño. Aparte de los momentos con John, Angel y yo misma, la “Plataforma Ibérico-española”, como empezó a ser conocida fue soñada en nuestro encuentro informal y en el taller intensivo en Madrid. Había una sensación de frustración, en lo que parecían ser “intentos fallidos” y una esperanza y expectación renovada. La voluntad de soltar para crear era palpable. Aquellos eras los días dónde a través de un proceso largo y intenso los entrenadores que estaban allí, sintieron el propósito y la misión tan activo como esta frase expresa: “Somos una organización de centro vacío co-creada de relaciones auténticas”. Eramos una organización viva.

Una organización viva

Para seguir avanzando, podría incluir en este espacio tantas teorías y marco de referencia como existen acerca de estas nuevas organizaciones que están emergiendo. No obstante, citaré uno o dos de los trabajos recientes al compilar y explicar bastante del trabajo que que se ha venido realizando anteriormente.

Uno de los marcos de referencia es el de  Frederic Laloux “Reinventando las Organizaciones”, que de manera concisa muestra las evoluciones de las organizaciones a través del tiempo y las diferentes prácticas que han adoptado para encajar en la nueva cultura y comprender los fundamentos de la conciencia de las personas dentro de las organizaciones.

A las organizaciones que están cambiando hacia un nuevo paradigma de trabajo se las refiere como “teal organizations”(nota de traducción: Literalmente, Organizaciones ‘verde-azulado’. Las organizaciones según este paradigma se dividen en escalas de colores y ésta corresponde a las de entidades vivas…) y responden a tres grandes cambios:
Auto gestión: cada uno sigue sus intereses y pasiones.
Integridad: Cada uno busca convertirse en el ser más auténtico y ser auténtico en su comunicación y ser en sus relaciones con otras personas.
Propósito evolutivo: la organización crece orgánicamente en la dirección que se supone que ha de crecer.

Hay mucho más que estos tres aspectos y prácticas específicas para cada uno, pero la principal metáfora que guía a las “organizaciones teal” es que son vistas como entidades vivas, con su propio potencial creativo y propósito evolutivo. Cuando nos referimos a una organización como entidad viva, no estamos hablando de las personas individuales dentro de la organización. Hablamos del todo, compuesto por sus partes como entidad viva por derecho propio y puede sorprender y ir en direcciones inimaginables por las mismas.

La estructura de una organización viva.

Ahora, al tratar de definir una estructura de organización viva con las estructuras que actualmente tenemos, podemos estar limitando el propósito evolutivo de la misma organización. De hecho, el propósito de la organización es mantenido de manera tan fuerte por la misión por la que todos los miembros han suscrito que es un organismo vivo que rechazará a un componente que esté constreñiendo su crecimiento.

No podemos olvidar que en el cuerpo, la estructura es la que sostiene sus componentes. En el cuerpo humano, tenemos la médula espinal que sostiene las diferentes partes del cuerpo y que es flexible para moverse y actuar. Cualquier otra estructura para el cuerpo como algo íntegro se limita a las funciones que se requiere que se lleven a cabo. En el cuerpo de nuevo podemos encontrar otras clases de estructuras como las organizaciones de centro vacío, como la célula, dónde la menor cantidad de energía se encuentra en el centro y la mayoría de movimientos ocurren en su membrana. Cada órgano ha desarrollado entonces la estructura que mejor encaja con su propósito evolutivo y el cuerpo por entero confía en si mismo en su funcionamiento.

En el caso de Dragon Dreaming España, y respecto a esto, también para otras comunidades Dragon Dreaming de todo el mundo, hemos visto una y otra vez de nuevo como las estructuras que estábamos implementando, sean asociaciones, cooperativas, empresas, fracasaron al contener el todo y fueron rápidamente rechazadas por la inteligencia colectiva de los miembros de la comunidad. Esto puede verse bajo diferentes prismas, y estoy compartiendo lo que he observado y es mi responsabilidad con la colectividad compartir mi aprendizaje para incrementar la inteligencia colectiva del grupo.

Estos “fracasos” pasaron factura en la energía del grupo. De hecho, ellos han sido causa principal de frustración, resentimiento y rabia para los miembros que en la propuesta de estructura pusieron mucha energía y pasión en lo que iban a presentar, y después de muchas conversaciones y arduos procesos se hizo evidente que la implementación no ocurriría.
Hemos hecho que esto ocurriera en Dragon Dreaming España, cuando después de nuestro encuentro de trainers, hubo otra reunión en Diciembre de ese mismo año, se tomaron decisiones, y después fueron rechazadas por el todo al ser compartidas.

Ahora creo que la idea de ver este proceso como un fracaso proviene de patrones y estructuras mentales limitadas que hemos heredado de los estadios evolutivos del pasado y modelos actuales. Un organismo sigue vivo mientras tenga movimiento, y la comunidad Dragon Dreaming en España tiene movimiento.

El movimiento que todavía no ha ocurrido es hacia la dirección que quizás estábamos esperando que se moviera, pero eso es exáctamente la característica de un organismo vivo, que creemos que la organización tiene un alma y propósito en si misma y se suponía que teníamos que escuchar dónde quiere ir la organización, más que forzarla en una dirección.

También es perfectamente plausible que el organismo vivo cambia el camino y la dirección  de crecimiento según el entorno en el que se encuentra. En este sentido, de acuerdo con la cultura dragon dreaming, nos tenemos que enfocar en nuestro Win (beneficio) personal, y esto dará como resultado el propósito más elevado de las organizaciones. La regla general parece que sea que el nivel de conciencia de la organización no puede exceder el nivel de conciencia de sus miembros. Esto es de hecho uno de los mayores aprendizajes que hemos tenido, que si nos enfocamos en nuestro Win ( beneficio) personal, actuando de un lugar auténtico, todos los tres Wins se vuelven efectivos al mismo tiempo, creando un escenario WIN para la organización como un todo.

La vida como movimiento en un proyecto

1477874_10202626293759330_1290354125_n

El karabirrdt es un producto de la inteligencia colectiva del grupo en la manera en que es elaborado y refleja singularmente las motivaciones de las personas y el entusiasmo hacía las tareas que necesitan ser desempeñadas. Las líneas son dibujadas para conectar las diferentes tareas, y esas conexiones se encuentran al principio y al final del proyecto.Cuando conectamos todas las lineas el proyecto se siente vivo.

Las organizaciones conscientes son organismos vivos. Ellas cambian el foco de la toma de decisiones externa a criterios internos de certeza (idoneidad) interna. Cada individuo es responsable y se cuenta con él/ella para asegurar que están siendo fieles a si mismo y con sus compromisos, y así no ir oscilando entre el propósito y cualquier otra cosa.

Esto requiere un compromiso y confianza que cada persona está haciendo exactamente lo que ncesitan hacer, o no-hacer, para que la organización se mueva. Igual que en las ondas del péndulo que describí antes, hay periodos de inmenso caos donde parece que ninguna cuerda volverá a encontrar su patrón.

Estos periodos de silencio, confusión, caos e incluso aparente “muerte” o paralización del proyecto, pudieran ser interpretados como “se terminó” y “cada uno lo está mirando a su manera”. El momento en que se pierde la confianza es cuando no entiendo el comportamiento de la otra persona, y empiezo a dudar realmente de si es tan verdadero su compromiso y que su mejor manera de ser auténtico con su propósito, y de actuar sobre él, es diferente del mío. En ese momento me siento que estoy separado y que ya no estoy compartiendo el propósito evolutivo íntegro que no conozco.

Cuando empiezo a cuestionar lo qué estoy haciendo, y a lo que me apunté para hacer. Sin embargo, cuando te apuntas a un organismo vivo, realmente no sabes a lo que te estás apuntando. Como cualquier madre/padre te dirá, los seres vivos casi siempre no es nunca lo que se espera que sean.

Una organización viva debería por lo tanto hacer añicos todas tus expectativas y ser el canal para catalizar los patrones mentales del viejo paradigma en los que basas esas expectativas. No significa que la organización te está fallando a ti, quiere decir que tu como individuo estás fallando en ver el propósito evolutivo que la organización te está brindando. Una “organización teal” es el lugar donde las personas involucradas permiten que la mejor respuesta emerja de la inteligencia colectiva.

Ser parte de algo que emerge, mantenerse abierto a un propósito evolutivo más grande que uno mismo requiere valentía, abertura y una inmensa dosis de amor incondicional. Admiro, respeto y estaré eternamente agradecida a la comunidad Dragon Dreaming en España, y de todo el mundo, por aparecer y apuntarse a uno de las experiencias más transformadoras que actualmente tiene la sociedad.

acereceda-4253

Merken

Merken

Merken

Merken

Merken

Merken