Soñar es conectar Cielo y Tierra

Soñar es conectar Cielo y Tierra

Cada proyecto se inicia con el sueño de una persona individual. En la mayoría de los casos el sueño nace en un momento Ajá, y por lo tanto a partir de una nueva consciencia. Para realizar este sueño la persona tiene que ser consciente de lo que sueño significa.

Después el soñador tiene que compartirlo y desarrollarlo con otras personas. En esas fase tiene que morir el sueño individual para renacer como sueño comunitario (puedes profundizar más al respecto en el parágrafo que explica el “Círculo de Sueños”).

Muchos buenos proyectos nunca logran cruzar esta primera barrera. La acción de compartir el sueño con los demás y hacerlo un sueño común es muy importante: sólo si la totalidad de los miembros están implicados al cien por cien y tienen presente el sueño y los objetivos originales, podrán sacar adelante el proyecto. Los conflictos que aparezcan durante esta fase y que no sean resueltos volverán a aparecer posteriormente y pueden acabar con el proyecto entero.

Una vez que hayamos compartido nuestro sueño y seamos conscientes de él de una manera totalmente positiva estaremos motivados para realizarlo. Empezaremos a recoger información y a implicarnos intensamente en nuestro proyecto. En este momento estamos dando un paso fuera de nuestra zona de confort y entrando en tierra desconocida.

Planificación >>
<< Celebración