experiencia 2

 

EXPERIENCIA DRAGON DREAMING

 

Introducción a la filosofía, metodología, herramientas y comunidad Dragon Dreaming a través de la práctica; utilizando un proyecto como “excusa” para relacionarnos desde una consciencia cada vez más amplia.

 

¿En qué se diferencia de un taller Introductorio?

En todo y en nada.

En nada porque, si nunca has participado antes de un taller introductorio, bien puede valerte como tal; entendiendo que un taller introductorio es eso, una introducción o primer acercamiento a la visión que se manifiesta a través de Dragon Dreaming, para que puedas sentir si te resuena y si puede serte útil en tu propio camino de evolución.

En todo, porque cada encuentro es distinto. No hay dos talleres iguales. El momento y lugar son distintos, el grupo de personas que convergen es distinto, quien acompaña el proceso es distinto y tú también eres distinto. Todos cambiamos y evolucionamos en nuestro propio proceso, por lo cual, lo que se genera cuando se converge es único momento a momento.

 

¿Por qué “experiencia” y no “taller”?

Porque considero importante en dónde ponemos el foco.

Para muchas personas, asistir a un taller tiene una connotación de que uno no sabe y va a que alguien que sí sabe le enseñe algo. Además ese “algo” es fijo, estanco y absoluto. “Es así” y punto.

Al usar el concepto de experiencia la intención es poner el foco en que cada uno tiene el potencial de responder todo aquel interrogante que le surge y la capacidad para aprovechar todo aquello que forma parte de su realidad para su propia evolución. Y a su vez, poner el foco en que lo que cada uno experimenta es algo vivo, mutable y subjetivo.

Una vez expresado esto, debo aclarar que en el fondo ambas palabras no son más que conceptos -que elijo utilizar en este momento y desde mi percepción actual- que me son útiles para expresar lo anterior; entendiendo que ambos son igualmente válidos y que decir que uno sea mejor que el otro no es más que un juicio de valor que separa y no une.

 

¿Qué horario tiene?

Está comprendido dentro de los 2 ½ días.

Viernes por la tarde. Sábado y domingo, mañana y tarde.

 

¿Cómo es el tema del precio?

En esta oportunidad te propongo un experimento. Un juego.

Existe un importe que para ti es justo, que no lo sientes como que sea ni muy poco ni más de lo que te puedes permitir, está en tu punto de equilibrio. La invitación es a que te posiciones un paso más allá de ese punto de equilibrio y encuentres ese precio con el que tu cuerpo se sienta a gusto. Déjate sorprender.

Ese paso más allá tiene una razón de ser. Si nos quedamos en el punto de equilibrio y nada más, por lo general nos da una sensación estanca, cerrada y está dentro de nuestra zona de confort. El dar ese paso más nos implica un pequeño esfuerzo que suele llevarnos a asomar un pie fuera de nuestra zona de confort y implicarnos más en el proceso mismo, dejándonos la puerta abierta a querer aprovechar la experiencia.

Esta es mi propuesta. La veo como parte de esta Experiencia Dragon Dreaming..

Como todo, no deja de ser más que una invitación, por lo que, si alguien no le resuena, está abierto a encontrar en cada caso la respuesta.

 

¿Qué puedo esperar de esta experiencia?

Depende de ti. De lo dispuesto que estés a soltar aquello que te sobra y a abrirte a percibir de otra manera; a involucrarte y comprometerte con tu propio proceso.

Por mi parte, mi propósito está en compartir aquello de lo que me he dado cuenta a través de mi experiencia, acompañar con la mayor consciencia posible aquello que surja y caminar 2 ½ días de mi propio camino personal junto con aquellos que deseen asistir, siendo lo más auténtica y transparente posible, manteniendo el foco en lo que entiendo se manifiesta a través de Dragon Dreaming.

Mi consejo, si es que eliges cogerlo, es que vengas soltando las expectativas de resultados y abierto/a a (re)descubrir(te).

 

La invitación está hecha. Caminando nos encontraremos. :)

 

Daniela Pereira