1898040_610395369047024_859113711_n
Cuando Dragon Dreaming llegó a Colombia y a Corporación Dijoma en noviembre de 2013, pensé y tenía curiosidad por conocer la metodología; tenía como referente las tradicionales metodologías para hacer proyectos, pensaba que era un poco más inclusiva y me llamaba mucho la atención cómo lograr hacer proyectos win.win.win. gana. gana. gana, todo un reto en esta sociedad!
Después de conocerla comenzamos a aplicarla a nuestros proyectos tanto de Corporación Dijoma y de los talleres Dragon Dreaming que se avecinaban en 2014, como a proyectos de terceros.
Todo este proceso comienza armando en el centro de una mesa o en el suelo de un espacio abierto un centro o Kallabghur donde ponemos agua, elementos que simbolicen la tierra, el agua, el aire y el fuego, por ejemplo, una planta, una pluma, una jarra con agua y una vela. En el centro colocamos objetos personales de los participantes en el proyecto. Personalmente, pensaba que era algo meramente simbólico, ponía mi objeto, pero no entendía muy bien la importancia de hacer todo este centro, ¿Por qué no abrir el circulo de sueño sin tanto símbolo y nos ponemos a trabajar?

 

 

El circulo de sueño, comienza con una pregunta: ¿Qué necesito para que este proyecto sea mio? . Con esto se abre el proyecto y comienza la travesía.
“Para que este proyecto sea mio, yo necesito que tenga esto y lo otro…
Para que este proyecto sea mio, yo necesito que participen grupos de personas interesadas en x o y tema…”
Y se abren los sueños, un circulo de sueño va acompañado de una gran identificación de dragones, porque soñar aunque todos queremos hacerlo, no es tan fácil. Cuando hacemos el circulo de sueño salen las prohibiciones…este proyecto no es importante….no es posible lo que quieres.… y son los miedos que caen en paracaídas precisamente en el momento donde todo parece ser abierto y color de rosa. Salen las emociones encontradas, risas y lagrimas, recuerdos dolorosos, de frustración, cuando ya lo había soñado y porque no se hizo. Además los momentos AHA, donde llegan esos campanazos que nos muestran lo que no conocíamos de nosotros mismos, de los otros y del mundo. Comienza el caos a hacer sus efectos, se nos olvida que somos todo al mismo tiempo, que no podemos separar nuestros deseos, nuestros sueños y nuestros más profundos anhelos de la educación que hemos tenido, de nuestra historia personal, que no estamos en este proyecto especifico porque queramos hacer algo afuera, que es un proceso donde cada idea, cada sueño que viene y cada miedo o dragon que ruge obedece al colectivo, a una necesidad de todos, porque cuando una idea de proyecto surge, siempre es más que una necesidad personal, otra persona también tiene el mismo sueño o idea que confluye perfectamente con la nuestra y en vez de competir nos juntamos para soñar lo que podría llegar a ser para todos un proyecto.
Después de un amplio proceso de unas horas haciendo un circulo de sueño pasamos al objetivo, que suele ser caótico, aquí la confrontación llega, el miedo de no decir lo que pensamos y porque no estamos de acuerdo; llega un momento de caos donde parece que no se pudiera hacer nada y de pronto se ordena, votamos y ya el proyecto tiene un objetivo. Es extraño porque inicialmente pensamos mucho los proyectos y pensamos que podemos abarcarlo todo en un solo momento, pero el objetivo pone en el terreno el proyecto, en el tiempo, tiene que ser SMART, simple, medible, alcanzable, realista y dentro de un tiempo limitado, sino el proyecto no podría ser sostenible, perderíamos energía, tiempo y no podríamos llegar a la celebración para recoger todo lo que hemos invertido.
Luego una lluvia de ideas y nos lanzamos a hacer el mapa del proyecto Karrabirdt, cada idea ocupa un lugar dentro de los 4 pasos de Dragon Dreaming (Sueño, planificación, realización y celebración). Hacemos el mapa de nodos que parece el tablero de un juego, establecemos conexiones y nos bailamos el presupuesto, porque aquí el presupuesto se hace bailando, escogemos un ritmo y no paramos de cantarlo y bailarlo hasta que esta la cifra final.
Es no solo un proceso divertido y diferente, este es solo el comienzo. Después de que tenemos el mapa Karrabirdt, el proyecto comienza su realización desde que abrimos el circulo de sueño, en este momento entramos en realización, que comienza normal como en cualquier momento que tomamos acción, pero como aquí navegamos en el caos mientras danzamos con nuestros dragones, esto no es tan simple como suena; una vez el mapa (Karrabirdt) esta hecho, el proyecto se hace a pesar de nosotros, aparece el caos, los maravillosos opositores que no se eliminan o se sacan como usualmente estamos acostumbrados sino que se integran de la manera en que el proyecto lo necesite, a veces los opositores nos muestran que estamos perdiendo el rumbo del proyecto, nos ayudan a volver a recordar el sueño y saber cual era el objetivo, la motivación.
En la realización se establecen límites hasta donde hacemos concesiones y hasta donde el proyecto es más importante que las cuestiones egoicas de los participantes. Cuando en plena realización nos estancamos, lo que hacemos es celebrar para poder recoger energía para seguir, aqui tenemos momentos AHA y nos reconocemos cambiando dentro de la realización. Este es el caos, el proyecto termina realizándose como nunca nos imaginamos, dentro de las ideas y el mapa de acción, obedeciendo siempre 100% al sueño y siendo mucho más de lo que esperábamos.
Y después de todo celebramos, nunca somos los mismos después de hacer un proyecto Dragon Dreaming, lo que se recoge en la celebración no es solo las cuentas y el dinero suficiente para cada integrante del equipo de realización; es entender que paso durante el proceso, como todos y cada uno hicimos posible que todo llegará hasta este punto incluidos los opositores que fortalecieron el proyecto.
Nos vemos a nosotros mismos, cambiados, honramos todo lo sucedido, invade mucha alegría y la celebración es como un gran momento AHA, salimos de lo conocido para aventurarnos en un proceso donde ganamos todos. Y aquí retomo a la pregunta que me hacía la comenzar el circulo de sueño: ¿Por qué no hacemos el sueño y nos ponemos a trabajar sin todos estos símbolos y objetos?.
Porque lo simbólico hace parte del sueño, incorporamos los elementos que simbolizan el mundo donde vivimos de que estmaos hechos, nuestro objeto personal y el de los otros, todos estamos dando una parte importante de nosotros mismos en este proyecto y es asi como lo simbolico se traduce en que todos estamos involucrados, para que no se nos olvide que siempre el proyecto debe obedecer a un verdadero gana. gana. gana.

About %s

Psicoterapeuta, tarólogo evolutivo y facilitador de procesos humanos. Atiendo consulta. Director de la Corporación Dijoma. Dirijo y asesoro proyectos de desarrollo humano, familiar, proyecto de vida. Acompaño empresas y organizaciones en gestión del cambio, conformación de equipos de alto rendimiento, proyectos. Realizador audiovisual por amor al arte.